Albaricoque

Los albaricoques son frutos pequeños, redondos a ligeramente alargados con piel suave y aterciopelada. La piel a menudo tiene un rubor rosado, y puede variar en color desde amarillo pálido a dorado, a naranja quemado, dependiendo de la variedad y cuán maduras estén. La pulpa es suave, jugosa, tierna y dulce, con un poco de acidez al final. El sabor se describe a menudo como algo entre un melocotón y una ciruela. Los albaricoques se clasifican como frutos de hueso o drupas, caracterizados por su piel fina, pulposo medio y una cáscara central única y dura que encierra un hueso o hueso.

Compartir

Share on facebook
Share on whatsapp
Share on twitter
Share on email

Los albaricoques son frutos pequeños, redondos a ligeramente alargados con piel suave y aterciopelada. La piel a menudo tiene un rubor rosado, y puede variar en color desde amarillo pálido a dorado, a naranja quemado, dependiendo de la variedad y cuán maduras estén. La pulpa es suave, jugosa, tierna y dulce, con un poco de acidez al final. El sabor se describe a menudo como algo entre un melocotón y una ciruela. Los albaricoques se clasifican como frutos de hueso o drupas, caracterizados por su piel fina, pulposo medio y una cáscara central única y dura que encierra un hueso o hueso.

Valoraciones

No hay valoraciones aún.

Sé el primero en valorar “Albaricoque”

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.